Comuniquese: 02392-422298 02392-431241 Email: catl@speedy.com.ar

Dr. José Luis Mellana, ex combatiente de Malvinas: “La profesión me ayudó a sobrellevar esos duros primeros años, pero el soporte principal fue la familia”

  • Interes General - 9 de abril de 2019

El Dr. José Luis Mellana es abogado y matriculado de nuestro Colegio. Y también un veterano ex combatiente de la Guerra de Malvinas. En su caso, por decisión propia, ya que se ofreció como Voluntario.

Hoy, cuando se están cumpliendo 37 años del momento (2 de abril de 1982) en que tropas argentinas desembarcaron en las Islas con el fin de recuperar la soberanía que en 1833 había sido arrebatada por fuerzas armadas de Gran Bretaña, el Dr. Mellana comparte algunos de sus recuerdos con la mirada que da la distancia de los hechos.

“Cuando en 1982 fui a Malvinas, aún no era abogado”, cuenta, y precisa que “al producirse la toma de las Islas, estaba estudiando Derecho Notarial”, ya que en noviembre de 1981, unos meses antes, había recibido la baja del Servicio Militar.

“No había motivo para que yo no pudiera intervenir en defensa de nuestras Islas, así que tomé el teléfono y me ofrecí como voluntario a quien había sido mi jefe en el Servicio Militar, el Capitán Arnoldo Pérez Cometto, quien ya había ascendido a Mayor”, revela y revive la propuesta que días después, el 11 de abril, tendría aceptación: “Me llamó y me dijo que nos íbamos a Malvinas”. Pero entre la respuesta y el viaje –el 14 de abril desembarcó en Malvinas- se hizo el tiempo suficiente para volver a Piedritas y despedirse de su familia.

Más que hablar de los 60 días que pasó en Malvinas (“Es otro capítulo”, afirma), el Dr. Mellana se detiene en el después: “El regreso no fue fácil. Esa mezcla de frustración por el resultado, de vergüenza por no poder y de impotencia por la inoperancia vivida, nos hacía tener (a los ex combatientes) sentimientos encontrados. Orgullo por la gesta, pero mucho enojo por las circunstancias. A su vez teníamos muchos fantasmas con los que convivíamos”.

Reconoce también que como consecuencia de todo eso que le estaba pasando, reinsertarse en la carrera le costó un poco. Sin embargo, “en 1984 tomé envión” y un rato más tarde, en 1985, se recibió de abogado.

“Está claro que hay un antes y un después de Malvinas”, admite, en una sentencia de la que nadie duda, y hace puntual referencia al rol de la profesión y de la familia a partir de su retorno: “A mí en particular la profesión me ayudó a sobrellevar esos duros primeros años, pero el soporte principal fue la familia”.

José Luis se casó en 1983 y cuando se recibió de abogado trabajaba, estudiaba y ya tenía dos hijos. “Había muchos motivos para salir adelante y no permitirme la duda”, remarca, y reitera el papel influyente y el valor de la abogacía: “Allí la profesión fue fundamental porque la carrera nos da muchas herramientas para sobrellevar circunstancias difíciles”, asevera.

Sus primeros pasos como letrado los dio instalándose en Piedritas, pero poco más tarde abrió su estudio en General Villegas, ciudad en la que desarrolló su carrera profesional.

De aquellos comienzos describe otro inconveniente con el que no es difícil coincidir: “La abogacía real estaba muy lejos de lo que yo había imaginado, la justicia era muy lenta y entre un proveído y otro pasaba mucho tiempo”, apunta, y amplía que a esa situación se sumaban otras cuestiones más cotidianas, como el costo extra de los viajes, redondeando un combo que lo impulsó a buscar alguna forma de cambiar el ejercicio de la profesión.

“En 1990 me dediqué a profundizar en el tema computación y descubrí el Lex Doctor. Fui uno de los primeros usuarios  a nivel país y de hecho integré en su momento la Comisión de Informática de nuestro querido Colegio de Trenque Lauquen. Recuerdo que cuando le mostré el programa Lex Doctor al Dr. Toribio Sosa, en un  principio no le gustó, aunque luego de conocerlo un poco más terminó creando junto a los fundadores  de Lex doctor y con el Analista de Sistemas Hernán Guerrero, el Lex Doctor Judicial”, detalla como si hubiera sucedido ayer y no hace casi veinte años.

Con justicia, y también con orgullo, José Luis se siente un pionero en la materia y celebra su presente judicial asociado a la creciente tecnología: “Aunque me toma en el final de mi carrera y ya cansado de lidiar con los vaivenes de la profesión, estoy disfrutando el uso de la MEV desde mi escritorio”.

Como quien yendo en auto mira hacia atrás por el espejo retrovisor –“He tenido demasiadas luchas de pasiones y me han ido haciendo mella”, suelta sin lamentarse- y a partir de la experiencia vivida, el Dr. Mellana confiesa que “hoy prefiero el consenso a la confrontación y necesito ser tolerante ante tanta disociación entre la ética y el ejercicio de la profesión”.

“Para mí la abogacía fue y es el arte de luchar por la justicia sin traicionar mis convicciones morales, y créanme que no me fue fácil. Emulando a José Ingenieros, la justicia es el equilibrio entre la moral y el derecho, y es por lo que se tiene que luchar”, define con impecable claridad.

Y agrega, de cara a lo que viene, a ese futuro que ahora es más de otros pero con el que no deja de ilusionarse: “Los jóvenes tienen la ventaja de no estar contaminados porque no tienen complicidad con el pasado. De allí, que el ejercicio de la profesión les da la posibilidad de crear un nuevo estado de derecho, ya que el entusiasmo, la fuerza y la armonía entre los ideales y el trabajo les permite soñar con un mundo mejor al que no deben renunciar nunca”.

 

Foto 1: José Luis Mellana frente al refugio en el que vivía junto a otros jóvenes, exhibiendo el fusil de un soldado de apellido Isaías, quien fue alcanzado por esquirlas de una bomba que destruyeron el arma, aunque el chico sólo resultó herido.

Foto 2: De pie, de izq. a der., el cuarto es José Luis. La foto fue tomada por Nicolás Kazanzew, corresponsal de Guerra, quien la publicó en su libro La Pasión según Malvinas.

 

Ingrese a su Cuenta

Error message here!

Hide Error message here!

Olvidó su Password?

Or register your new account on Blog

Error message here!

Error message here!

Hide Error message here!

Olvidó su password? Por favor ingrese su email. Recibirá un link con la información para ingresar.

Error message here!

Volver al login

Cerrar